túnel

UN SECRETO MUY BIEN GUARDADO: LA PEQUEÑA LIÉBANA

Posted on

Al oeste de Cantabria, la pequeña comarca de Liébana oferta grandes rincones donde perderse lejos de las altas temperaturas del interior. El primer contacto con estas tierras es el Parque Natural de Fuentes Carrionas y Fuente Cobre. La montaña palentina es uno de los sectores más agrestes y elevados de la Cordillera Cantábrica, solo superado en unos escasos 100 metros por Los Picos de Europa. Una parada en el mirador de Piedrasluengas es sólo un anticipo. Y es justo allá, donde se pierde la mirada, que está la comarca liebanesa.

El mirador Sopeña primero y el del Túnel después. Contratiempos y dificultades hacen de la azarosa comarcal que nos eleve hasta el punto donde la carretera termina; Dobres tras el túnel, Cucayo después. Merece la pena correr el riesgo porque seguro que un gran secreto se esconde tras ello, el secreto de disfrutarlo. Te invito a que te arriesgues.

En las imágenes, también Mogrovejo, punto de partida de la ruta circular “Bajo los Picos” para otro post.

VA A SER VERDAD, EL METRO DA MUCHO JUEGO

Posted on Actualizado enn

Con la llegada del verano y a expensas de cobrar la extra del 18 de julio (ah no!, eso era antes) me propuse ir al trabajo en metro.  Empieza un periplo de oportunidades.

No tengo abono mensual y me acerco a una oficina para gestionarlo.  Se me olvidó que no solo no sé dónde está sino que con esto de internet, si no llevas cita previa, estás perdido.  Invierto media tarde bajo un sol de tortura y aunque no me gusta ocupar los huecos que nadie deja, alguien que pidió cita no vino, lo cual me beneficia.  (Nunca entendí por qué la gente pide cita para luego no ir, ni siquiera se molesta en cancelar.  Así nos va….)

Previo pago de 4€ y una cuota mensual de 54 con algo (porque ni soy joven, ni anciana ni formo parte de una familia numerosa), estoy dispuesta a usar el transporte público en pro del ahorro de gasolina (porque no nos engañemos, en verano  no hay tanta gente en Madrid para contaminar) y todo ello bajo un plástico con una foto sudorosa y tomada a traición.

La mitad de los días de vigencia de “este contrato” hacía tanto calor que lo que menos le apetece a uno es caminarse no sé cuánto para llegar al metro, meterse a presión y hacer algún que otro trasbordo para conseguir llegar al trabajo (previa ducha que no sé para qué me he dado).  Alguna tarde presa de mi arrepentimiento por no haber superado la prueba, me he ido a dar un paseo y he hecho la vuelta en el metro para hacer uso del abono.  Saldo cancelado.

Hoy ya me lo he tomado en serio.  Joer! si lo pagué por qué no tengo que usarlo?  El gasto está siendo doble frente a la pretensión inicial.  Hoy he encontrado la respuesta, hoy  he sabido el porqué.

Leer el resto de esta entrada »