hombre

LOS MAYOS CANTAN A LA MUJER.- HORCHE (GUADALAJARA)

Posted on

Una preciosa villa en La Alcarria, Horche en la provincia de Guadalajara. 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Un pequeño territorio de bonitos parajes como La Fuensanta en los que el agua de numerosos caños riega el pueblo; agua del viejo lavadero circular de Fuente Vieja del siglo XVI.

Columnas, zapatas, balcones y soportales protagonizan la Plaza Mayor testigo de diferentes culturas y acontecimientos históricos como la conquista cristiana del siglo XI.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Y es el 1 de mayo donde la fiesta popular de origen ancestral se hace presente, donde la tradición cuenta que los hombres cantan a las mujeres Los Mayos, esos cantos populares al soniquete de laúdes y bandurrias.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Un bonito día donde la luz del sol se rinde a las altas temperaturas que chulean a la primavera, donde no lejos de su plaza de toros una botella de vino y un bocadillo es capaz de hacer de las suyas; donde el canto de un hombre no va más allá de ser parte de la tradición porque en tanto unos se empeñan en que ellas lo canten en la misma medida, otros  no olvidan que siempre fueron ellos los que entonaban.

Por Los Mayos y por el mes de mayo que “ese canto” no quede en el olvido.

Anuncios

DOS MUJERES SON DEMASIADO PARA TAN POCO HOMBRE

Posted on Actualizado enn

Hoy en el día de San Valentín, quiero dedicar mi foto a una compañera, Lola.
Una compañera que ha recibido un ramo de rosas rojas y blancas. Un ramo enviado por su marido; tantas rosas blancas como años lleva con ella y tantas rojas como lleva compartiéndolos con otra. Todos lo sabemos, ella también; pero su marido insiste en demostrarle “su amor” todos los años, que no todos los días. Ella arrastra el ramo hasta su despacho sabiendo que a lo largo del día, disfrutará de compañía en la cama, una rosa blanca sin pasión, porque la pasión está puesta en el otro lado.

Lola, hazte un regalo por San Valentín que, dos mujeres son demasiado para tan poco hombre.
Un beso.