Marruecos, un país en contraste. Imagina!

Posted on Actualizado enn

Marruecos, un país en contraste. Imagina!

Anuncios

Hoy camino-El Castañar de la Angostura

Posted on Actualizado enn

EL CASTAÑAR DE LA ANGOSTURA

Ruta Circular 9,100 km

Piedralaves (Ávila)

Recordaros que todas las fotografías tienen derechos de autor y está prohibida su descarga, copia y uso para fines cualesquiera sean.  Contar con la autora a través de la pestaña de contacto de este blog, es requisito imprescindible para comercializar cualquiera de ellas y en cualquier tamaño.  Disfrutemos de la caminata, del artículo y de las fotografías. 
Respetemos la naturaleza y respetemos el trabajo de todos.

 

Una semana antes del inicio de la ruta, la temperatura se antoja primaveral pero hoy cuatro de marzo, la estrechez, la tristeza que se esconde tras la misteriosa niebla quiere acompañar a “La Angostura”.

Nueve kilómetros en un recorrido circular.  Avanzar para retornar al mismo sitio de partida, La Nieta.  Desde el punto más alto del pueblo, los caminos se bifurcan y éste es el mío.

Arrastraderos de pinos abren espacio y postes entre amarillos y azules, marcan camino.  Dos kilómetros de fuerte y pedregosa pendiente me conducen al Carrizalejo, con grandes poderosos y retorcidos robles melojos que no dejan de luchar por hacerse con el espacio frente al porte esbelto, delgado y alto del castaño.

Continúa la subida durante dos kilómetros más, menos amenazadora la ascensión que en los dos primeros para culminar, salvando un desnivel de quinientos metros en el Collado de la Era, el punto más elevado de la ruta.

  

Y es a partir de aquí que toca descender lo ascendido y desandar lo andado con el único premio de seguir aprehendiendo el camino entre claroscuros y a merced del capricho de la niebla inexistente por momentos y envolvente por otros.

Perdiendo altura al terrero y a seis kilómetros del inicio, El Riscazo, mirador desde el que se presuponen vistas increibles al sur de la Sierra desde donde los parapentes inician el vuelo hacia una sensación de libertad ganada.  No he podido apreciar montañas, colinas ni cumbres pero sí las intuyo tras esa fotografía de los bancos de niebla.

Echo de menos el sol y bajo las amenazas de un cielo más y más encapotado, continúo el descenso, desnivel acusado entre zigzagueante y pedregoso sendero.

No queda nada, tres kilómetros más y todo habrá acabado.  Un placer de cuatro horas por un tortuoso camino.