Madrid

NAVAFRÍA, EL CHORRO, PEDRAZA; UNA SUMA DE MOMENTOS

Posted on Actualizado enn

Muy pocas de mis rutas dan una aproximación del sitio.  Las oficinas de Turismo lo harían mejor, sin duda.  La mayoría de ellas son vivencias, momentos que sustentan las fotografías objeto de mi pasión.

 

La vida es una suma de momentos.  Apenas las 9,30 de la mañana y nadie sabe que ésto va a durar solo un momento.

Un momento en Navafría, otro en la cascada de El Chorro, otro con un excelente cochinillo y otro más en Pedraza.  Una suma de todos ellos que han dado de sí ese momento.

Separada Navafría de El Chorro por solo 5 kms y 5€, comienza la caminata sumido en sus pensamientos como quien afronta una dura marcha.  Apenas unas pocas palabras compartidas y la habrá consumido.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Escaleras arriba de El Chorro y encuentra otra perspectiva.  Surge ahí entre el frío cortante a la sombra de los pinos y el calor sofocante a la desnudez de los mismos.  No hay prisa; pregunta, quiere saber; respondo, quiero expresar.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Un plátano, un escaso trago de agua y un cigarrillo no impiden la jarra de cerveza tan merecida al final de una excursión por corta que sea.

Las experiencias se suceden: intercambio de fotos, opiniones diversas, confesiones mutuas.  Todo, al amparo de un cochinillo y un vino (qué más nos da su procedencia!).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Y es entonces cuando camino a Pedraza, una villa medieval confundida en la luz de las velas, comienza el primer capítulo del tema uno.  Ya no hay velas, se apagaron allá por julio pero no son necesarias, brillamos con luz propia. Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

EL ALISO, NI EL DEMONIO LO QUISO. CASCADA DEL HERVIDERO. 26-Mayo-2018

Posted on Actualizado enn

 

A menudo, cuando uno se plantea una ruta lo hace por diferentes motivos: quizás le hablaron de lo bonita que era, quizás le motivó lo cercana que estaba o era la dificultad la que no limitaba, quizás.

Muy pocos se plantean que de la mano de la ruta hay un significado acorde al estado.  Hervidero, aliso, vereda de las mentiras, cascada, charco, brincadero…. solo cuando esto confluye, tú estabas ahí, porque existir siempre existió.

Parece una reflexión pero no lo es.  Cada uno que haga la suya.

La ruta discurre siguiendo el curso del río Guadalix; otras, el agua embalsada en el charco del Aliso y las más de las veces, rota en pedacitos al resbalar por la roca en las sucesivas cascadas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Dos alternativas para una misma ruta; la primera, más corta 6’5 kms y la segunda que curiosamente coincide con la Vereda de las Mentiras, más larga, 9’5 kms.  Ninguna de ellas difícil.  Para mi más apasionante la que discurre de la mano del río en libertad que la otra, la larga donde todo es denso, la encina y el enebro también.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Bajar las escaleras (a nadie se le ocurrió poner una pequeña maroma como asidero) de acceso al Hervidero, nos presenta de frente la cascada por excelencia de esta ruta.  Es un espectáculo para la vista y el oído.  Lástima que seamos tantos, unos bañándose, otros comiendo, otros fotografiando….el sentimiento por unos momentos ha sido el mismo que estar en mitad de La Castellana.  Caminitos se abren paso a los laterales y lo más idóneo es coger uno de ellos.  Relajémonos en uno de los muchos accesos.  Nos alejaremos de la vista pero la escucharemos. No pasará demasiado tiempo que podamos bajar de nuevo a la Cascada y estar ahí solos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A señalar como presidencia en esta ruta una de las escasas alisedas cercanas a la ciudad de Madrid.  El Aliso árbol indicador de libre contaminación ya que es ahí en las riberas de esos ríos limpios, donde crece, donde sus raíces se agarran a las orillas.  Árbol maldito donde los haya porque su madera se torna roja del color de la sangre….el aliso, ni el demonio lo quiso.  Así es el dicho.  Aparece en muchas de mis fotografías, aquellas que discurren de la mano del Guadalix.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La ruta, el Hervidero, el aliso, el Guadalix os espera.  Dejaros atrapar por este remolino.

SENDA ECOLÓGICA DE CANENCIA. JARDÍN BOTÁNICO DE LA NATURALEZA 12-Mayo-2018

Posted on Actualizado enn

Es esta nuestra segunda ruta de ese proyecto que iniciamos hace casi un mes:  El Puerto de Canencia uno de los muchos pasos de montaña que cruzan la Sierra de Madrid.

Para contemplar la riqueza floral, uno de los paseos más sorprendentes es el de la Senda Ecológica de Canencia.  Es a lo largo de la ruta de 7 kms que en un círculo con alas de mariposa, parte del Área recreativa del Puerto, para llegar al mismo sitio.

Uno de los hitos más significativos que da comienzo a la ruta es la Fuente del Hornillo para cruzarse pocos metros después con el Chozo Pastoril (una construcción antigua que daba refugio a los pastores).  Y de repente el Mirador del Norte con una panorámica espectacular de la sierra.  Es momento de hacer un alto en el albergue para tomar un tentempié y de ahí adentrarnos en el bosque e iniciar así la Senda tan esperada.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Abedules, abetos Douglas y robles melojo nos acompañan hasta el arroyo de la Casita y entre abundante vegetación se abre la Chorrera de Mojonavalle resultado del Sestil resbalando por las rocas.  De la mano del arroyo y hasta el final de la ruta, numerosos tejos y acebos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Daros las gracias a todos vosotros, Artuana, Marisol, Miguel Ángel, Ana María, M.ª Ángeles, Manuela, María y Ana porque aunque la ruta siempre está ahí, nunca es la misma.  El camino se hace al andar.  Saber compartirlo con quien es adecuado lo engrandece.  Nunca es mejor ni  más bonito; sólo es único.  Único para ese momento y auténtico.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

RUTA CIRCULAR AL EMBALSE DE NAVACERRADA 22-Abril-2018

Posted on Actualizado enn

En ocasiones esperamos que el de enfrente insista y nos mueva una vez más sin apreciar, que en tanto no movamos nosotros, poco cambio habrá.

Miedo?  En ocasiones no tú, yo también tengo miedo.  El deseo por comenzar un proyecto nuevo se confunde con la realidad del resultado.

El quince de abril iniciamos un proyecto dirigido a personas que se expresaban y sentían desde y con el corazón que quisieran compartir sus vivencias en entornos naturales, que quisieran caminar porque para avanzar, caminamos.

Un grupo sin responsabilidad única, ni limitada ni anónima.  Con cada salida, cada uno se responsabilizaba de sí mismo como en la vida.

Muchos fueron los que se quedaron en el camino, algunos porque querían escalar cima sin haber hecho sendero, otros porque se guiaron por la mente apartando el corazón y otros porque querían un capitán de grupo para obviar su propia responsabilidad.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fuimos ocho, cada uno con su historia pero todos con un proyecto en común: compartir el momento.  Hoy somos treinta.  Aquella vivencia en el embalse reflejo de uno mismo se confundió con el de enfrente igual que lo hacían la sierra, los juncos y carrizales en las aguas.

Aquella vivencia hizo que Navacerrada brillara con una luz especial.  Con aquella vivencia nos acostamos seguros, con la sensación del trabajo bien hecho.

Leer el resto de esta entrada »